ni cinta, ni blanca, (La Cita Blanca, Michael Haneke, 2009), salonkritik, abril de 2010

Desde cualquier ángulo la cinta de Haneke es infumable, a veces rozando el ridículo. Lo mejor, el maravilloso alemán que emplea. El resto huele a Inquisición, incluida la fotografía. No teman, me voy a explicar. Pero ya saben de qué estoy hablando, ¿verdad?[1]. No es sólo que uno inevitablemente se repita, sino que además se repite -esa es la fascinación- el dispositivo cultural que nos envuelve cual celofán, este cordón sanitario que combina el aislamiento y la comunicación. Igual que en la tribu la repetición es la madre de todas las paredes, se podría decir en otro chiste de dudoso gusto.

Hasta donde hemos visto, Haneke juega con dos efectos metafísico-políticos profundamente inmorales: uno, llenar el vacío, desactivar la “banalidad del mal”, la indeterminación del malestar, la ambigüedad latente de vivir; dos, blanquear nuestra ansiedad de vanguardia al lograr localizar el mal en los otros, no en nosotros. La “globalidad” es solamente una gigantesca personalización de masa, ya lo sabíamos, un dispositivo genial de localización. Se dijo antes: al aislamiento por la comunicación, a la comunicación por el aislamiento. Y Haneke es bueno en esto.

Ver texto completo

más textos en el pensamiento de los otros

Laclau al sesgo: ¿Qué ocultan los pueblos?
De una cuestión preliminar a cualquier posible subversión de lo político
Madrid, 23 de marzo de 2010.

¿Existe un política de la singularidad cualquiera?[1]
, Madrid, 23 de octubre de 2008.

después de Žižek
Madrid, 8 de marzo de 2010.

Genealogía del consumo
IGNACIO CASTRO REY: Votos de riqueza. La multitud del consumo y el silencio de la existencia,
Antonio Machado Libros, Madrid, 2007

la democracia, el totalitarismo, la existencia cual sea, (Última conferencia del curso “Agamben y Baudrillard”)
Madrid, 13 de diciembre de 2005.

virus en la pantalla total, (Primera conferencia del curso “Agamben y Baudrillard”).
Madrid, 14 de noviembre de 2005

la subversion del sujeto en J. Lacan, El Catoblepas, verano de 2005
Propongo que de la única cosa de la que se puede ser culpable, al menos
en la perspectiva analítica, es de haber cedido en cuanto al deseo

Madrid, 15 de enero de 2005.

¿olvidar a Agamben? (Presentación de Profanaciones en el seminario de filosofía de Cruce)
Madrid, 4 de junio de 2006.
(Profanaciones, Anagrama, Barcelona, 2005)

el miedo, las olas, la línea del borde, , O máximo, Santiago, nº 4, mayo 2004
Madrid, 14 de marzo de 2004

según Deleuze, Art.es, Madrid, febrero de 2004
Madrid, 6 de enero de 2004.

del prójimo al hermano
Madrid 3 de mayo de 2000.
“Habrá guerras como jamás las ha habido en la
tierra”. Ecce homo. Friedrich Nietzsche.

notas sobre Lacan y la Filosofía, Coloquio Jacques Lacan 2001, Paidós, Barcelona, 2002

“El deseo, lo que se dice el deseo, basta para hacer que la vida no tenga sentido si produce un cobarde”.
Madrid, 17 de diciembre de 2001

lodo y teología, Sileno, nº 7, Madrid, 2000
Mas hizo Dios que el pueblo rodease por el
camino del desierto
(Éxodo, 13, 18)
Madrid, octubre de 1999.