intuiciones

Lejos de todo lo relacionado con la mentalidad empirista que guía al método inductivo en la ciencia normal, lejos también de toda nuestra pragmática actual de la información, existe lo que -desde Platón- en el Racionalismo e Idealismo se llama intuición. Su concepto se corresponde, de algún modo, con el uso vulgar de la palabra, aunque no exactamente. Ni en Nietzsche ni en nosotros lo intuitivo tiene por qué ser solamente una sensación sin concepto, casi un presentimiento. Tampoco ha de tener ese aire básicamentesensible que tiene, con una curiosa coincidencia, en Kant y en nuestro lenguaje común.

 

La intuición es más bien, en nuestra experiencia cotidiana, otra forma de conocer y no sólo de sentir. Es la captación de algo que de pronto se hace evidente, una clave interna que se nos revela de cualquier fenómeno complejo. De alguna manera, aunque requiera un esfuerzo y una predisposición previa, la intuición se nos impone. Es como una verdad repentina que llega sin ser llamada, que nosasalta. Algo así dice Nietzsche de la intuición del Eterno Retorno, que le asalta frente a una roca imponente, paseando cerca de Zoagli.

Leer más