cuestas de enero

Sí, Señora, sí. Totalmente de acuerdo. Gracias. ¿Qué opinaría Podemos de estas 25 líneas? ¿Me quitarían también ellos la piel, completando con otro “progresismo” la labor del PPOE? ¿Somos pocos, estamos un poco solos?

Sí, no, no sé. No te pierdas, creo que ya te lo dije, a Russell Brand en Youtube… Mientras tanto, casi tartamudeo de emoción, tu ingenuidad es parte de tu encanto… Y ojalá que fuera mi caso, pero me temo que no. Podemos, que todo el mundo dice que es un poder fáctico actual (por cierto, apostando por otro bipartidismo), ni en este ni en otros asuntos cruciales donde se pone en juego la integridad del integrismo occidental, tiene absolutamente nada que decir. Nada distinto a Hollande, Marie Le Pen o Esperanza Aguirre. Y que conste que me gustaría cenar con los cuatro; si es posible, sin invitar yo.

Lo único, que yo sepa, que ha dicho Pablo frente a Marie (pero ella ni se enteró) es algo relativo a la pena de muerte, obviedad que podría haber formulado cualquier humanista. Y menos es nada, de acuerdo. pero nada más.

Podemos está demasiado ocupado en si se debe celebrar o no la Semana Santa de Sevilla, con lo que supone de gasto y concesiones a la superstición religiosa. Eso es todo. Mira en la red: las posiciones de P. Iglesias sobre el asunto Charlie Hebdo son absolutamente convencionales. Me parece en este punto más radical, más inteligente y sincero, y menos eurocéntrico, el mismísimo Papa: una religión es el centro de una cultura (también la religión ilustrada es el centro del laicismo parisino) y ofenderla es un grave error que no puede esperar si no una reacción brusca.

Además, ¿por qué dices que Podemos “estaría” de acuerdo conmigo? ¿Por qué no lo está? Envíales mis 25 líneas, please: esta vez el lenguaje, castellano-llano de la ESO, podrá entenderlo. Estaré encantado de ver cómo ellos tienen la misma cintura ontológica de J. A., que sí me ha escrito comprendiendo mi posición.

Perdona mi vehemencia. Ya sabes cómo te quiero,

Ignacio

 

Madrid, 17 de enero de 2015