El entorno de ella

Gracias otra vez por la invitación, C.. Bueno, no sé si me viste (me escondí un poco cuando buscabas con la mirada a alguien), pero allí estaba. Incluso subí a los camerinos a la salida, hasta el tercer piso, para darte las gracias y felicitarte, pero no hubo suerte. Y además, un joven muy amable me dijo que “no estaba permitido”.

De verdad, completamente solo (no me encontré ni una sola cara conocida), disfruté. Primero porque me invitabas tú, porque era una cosa tuya. Segundo, porque a mi vida ajetreada le sienta bien la liturgia de sentarse y callarse, escuchar y mirar. Tercero, porque toda la obra, las tres piezas, me interesaron. Aunque unas más que otras.

Te cuento. Sub, la primera, lo siento, me la sabía. Llevo años en el mundo de la música y la danza contemporáneas. Aparte de todo, mi mujer, en paz descanse, era bailarina de clásico. Eso aumentó mis relaciones y conocimientos, que venían de atrás: M. Graham, M. Cunningham y Cage, los músicos de su “entorno” como Tudor, etc. Entonces, la primera obra (muy bien hecha) me resultó demasiado conocida, así como la música repetitiva y minimalista al estilo de Philip Glass, la danza con cierto aire de derviches sufís acelerados, etc. Agradable y conocida.

Falling angels y Drumming, la pieza de Steve Reich, me parecieron una joya. Tanto la música como la coreografía, implacables e impecables. Rápida, dura, lírica, bien sincronizada, toda una prueba para el oído y para la vista. Una delicia, mucho más que la primera, aunque tenga muchos más años. Esforcé la vista, pero no sé si estabas en ella. Me pareciste una de las bailarinas (pelo oscuro, cola, flequillo), pero al final no estoy seguro, creo que no.

Te distinguí claramente en la tercera, aunque había otra chica, desde lejos, que también tenía tu aire. No me interesó la historia en la que te metieron, la verdad. Esa miscelánea de músicas, no, lo siento. Me pareciste estupenda como bailarina, te sienta muy bien el escenario, pero te habría preferido mil veces en Falling angels, aunque supongo que tú (igual que yo) no siempre eliges. Y después, ese recurso de sacar al público para complementar la falta de estructura… No, no me interesó.

El público, naturalmente, se lo pasó de miedo: no me extrañarían que esta pieza fuera incluso el éxito de la noche. Yo me escondí en cuanto bajasteis al patio de butacas en busca de novatos y te divisé: ¿Hay algo que Ignacio Castro odie más que hacer el ridículo? Por favor, dile a tu jefe que no use más el esquema televisivo, ese espectáculo fácil que ya vemos todos los días y que el arte contemporáneo no necesita. Simplemente, cuando de noche bajé el coche al garaje y escuché The great beyond de REM, una canción que le gusta a mi hija, recordé que hay cosas que no necesitamos, que sobran por todas partes.

Te encontré estupenda, volví adorar a Reich y me lo pasé muy bien en conjunto. Sólo ese sabor agridulce de no encontrarte después… Y además, al palpar esa atmósfera de la danza, comprendí mejor tu ausencia mental y física en mis clases. La tuya y la de tantos de tus compañeros, entonces y ahora… Lo cual me llevó a reafirmar cierta decisión educativa para este año. Pensé que siempre intento en las clases un número de “danza contemporánea”. Pero, claro, esta noche comprendí que no puedo competir con vuestro nivel.

A la vuelta, después de Rem, busqué en mi ordenador el retrato que te había hecho el año pasado. Oh, Dios. En fin, creo que comprendo ahora mucho mejor tu distancia. A pesar de su tono un poco impertinente (debido en parte a los “celos” por ese otro mundo que te tenía absorta), sabes que hice ese retrato con todo el cariño y la admiración del mundo. Que esta noche han aumentado, lo aseguro.

Gracias de nuevo y hasta pronto,

Ella

* Sabe lo que quiere. ¿Buena o mala? Buena, pero armada, estructurada y un poco de temer. Habituada a conseguir lo que se propone, lo busca con tesón, constante, silenciosamente. De pequeña fue tímida, creo, pero ahora eso lo lleva bien, lo esconde, lo disfraza de seriedad. Mira seriamente, atiende seriamente (cuando atiende), como si estuviera todo el rato pensando, cualquiera sabe en qué: a veces en cómo hacer mejor las cosas, a veces en comprender mejor, a veces en cualquier otra cosa.

* Su autosuficiencia, que es real, le permite navegar educadamente en varios campos a la vez. Un poco fría, un poco distante, buena actriz: impasible. Segura de sí misma, al menos en apariencia, con un puntito de orgullo. Sí, “celosa de su diferencia”. ¿Habituada a triunfar? Es posible. La imagino, sin maldad, perturbando a otr@s, inquietando, interesando: ya sabéis, la distancia atrapa, el misterio atrapa.

* Tenaz, trabajadora en lo que le interesa… y le interesan bastantes cosas. Tiene pasión por la definición, por las cosas bien hechas, por la precisión de las superficies. No es amiga de las cosas a medias, ni de perder mucho el tiempo en lo que no tiene remedio (no tiene mucho tiempo). Creo que ama la “musculatura” de las cosas, su acabado, su belleza.

* Pero no es belicosa, no es agresiva: supongo que prefiere la ironía, incluso retirarse amargamente, antes que “montar un pollo”. No es maleducada, todo lo contrario: es cortés, sabe estar. Llegado el caso, supongo que sabe fingir, al menos con esa mirada seria-inescrutable que le sale tan bien.

* ¿Ambiciosa? Sí, aunque no competitiva. No la imagino dando codazos para situarse o trepar. Pero sí haciendo planes, siguiendo su línea, calculando, actuandoincluso (discreta, silenciosamente) para conseguir algo.

* Esto no significa que sea fría: la “procesión”, el calor, el temor (¿el amor?) van por dentro. Un adentro bastante bien resguardado, insisto. Su pudor, y tal vez un poco de miedo (¿hay cosa que odie más que hacer el ridículo?), le impiden a veces ser espontánea, manifestarse abiertamente, ser “una más”.

Madrid, 24 de noviembre de 2013