Nico

Hola, S.,

Me encanta la comunicación total que nos invade. Es la imagen perfecta de Babel: todos “comunicamos”, a la vez. Mi correo “Sam” es del 27 de mayo, pero no habrás podido leerlo. Ya me extrañaba a mí no recibir respuesta. Ahí lo tienes, más abajo.

En cuanto a Nico, con todos mis respetos, deja en pañales a Björk (no conozco a Funeral suits). Escucha con calma Chelsea girls, disco compuesto en buena medida por John Cale (de la Velvet) para ella. Es un álbum ambiental y atmosférico, pero a la vez cargado de una poética llena de heridas y aristas. Björk es estupenda, la conozco desde Sugar Cubes, pero creo que pertenece a una generación que ni de lejos es capaz de jugar con esa lírica mortal que está en casi todos los discos de Nico.

Efectivamente, estuve en la Feria firmando Ética del desorden. Te lo recomiendo encarecidamente. Es intrincado, pero te señalaría puertas de entrada al laberinto. Seguro que tú apareces en esas páginas más de cien veces, casi literalmente, con el nombre que quieras. El otro, Mil días en la montaña , se agotó desgraciadamente en la Feria del libro, pues quedaban muy pocos ejemplares.

Hablamos cuando quieras. Besos,

Ignacio